Técnicas de rehabilitación de fachadas

Al hablar sobre la rehabilitación de edificios en Barcelona y..

Técnicas de rehabilitación de fachadas

Al hablar sobre la rehabilitación de edificios en Barcelona y de la restauración de fachadas, se hace referencia al proceso que busca mejorar aquellos elementos estructurales con los que ya cuenta un inmueble, a fin de conservar esa parte del mismo que no se encuentra afectada.

En este sentido, lo usual es que se reparen las grietas generadas como consecuencia de la humedad, se reemplacen las vigas deterioradas y también que se coloque una cubierta nueva, entre otras cosas.

De este modo, el propósito final de la rehabilitación de fachadas consiste en optimizar no solo el nivel de seguridad, sino también de habitabilidad y confort que tienen los propietarios del inmueble dentro del mismo, independientemente si es un hogar, edificio, etc.

Para esto, es posible llevar a cabo todo el trabajo, a través de la aplicación de diversas técnicas que pueden adaptarse de acuerdo a las necesidades que presente cada inmueble, y para conocer las técnicas de rehabilitación de fachadas, ¡lo mejor es seguir leyendo!

¿Cuáles son las técnicas aplicadas en la rehabilitación de fachadas?

Como ya hemos mencionado, la rehabilitación de fachadas destaca por tratarse de un proceso periódicamente necesario en la mayor parte de los inmuebles, e incluso en todos ellos.

Y para llevar a cabo este proceso, lo normal es que se apueste por la aplicación de alguna de las siguientes técnicas de rehabilitación:

Técnica de enfoscado de cemento

Entre los revestimientos que existen, el enfoscado de cemento logra distinguirse por ser no solo el más duro, sino también el que ofrece mayor resistencia.

Estas son propiedades que le han permitido posicionarse como el revestimiento más utilizado al hacer el acabado usual de las fachadas en los inmuebles de bajo presupuesto, y también en casi todas las viviendas medianeras.

Sin embargo, posee muchos aspectos negativos, ya que, por ejemplo, resulta muy rígido (y suele agrietarse fácilmente).

Además, ofrece un aspecto final bastante pobre, razón por la que normalmente se usa como soporte para algún nuevo revestimiento de acabado, ya sea una simple pintura o una capa nueva de algún material más fino.

Técnica de mortero monocapa

Se trata de un sistema que implica aplicar un mortero industrialmente predosificado, conformado por cemento, fibras, áridos, y aditivos.

Por lo que solo se le agrega agua en obra y después de amasado, es extendido o proyectado en las paredes de cerramiento, mediante una única capa cuyo espesor es de 15 mm aproximadamente.

Dicha capa posee diversas posibilidades tanto de texturas como de colores, y la misma supone al mismo tiempo el acabado que tendrá la fachada.

De modo que es posible elegir el aspecto final de esta técnica dentro de un conjunto de posibilidades según los pigmentos, y también del tratamiento final que se le ofrezca a la superficie después de aplicar el soporte.

El resultado final ofrece propiedades transpirables e impermeables bastante interesantes, las cuales ayudan al buen comportamiento higrotérmico de las fachadas, a pesar de no ofrecer mejoras en cuanto al aislamiento acústico y/o térmico.

Técnica con aislamiento térmico exterior (SATE)

Consiste en una técnica que se distingue por permitir la incorporación de un aislante térmico en la fachada, el cual luego es cubierto con mortero acrílico impermeable.

El Sistema de Aislamiento Térmico Exterior (SATE) no solo impermeabiliza, sino que además ofrece una gran transpiración para el vapor de agua, de manera que tanto dicho material como toda la fachada tengan gran resistencia ante la humedad.

Asimismo, proporciona un elevado nivel de aislamiento, por lo que puede permitir ahorrar alrededor del 50% dentro de la factura energética.

Técnica ventilada

Para terminar, este método logra destacar por ser la técnica más eficaz e implica un cerramiento exterior compuesto por una hoja interior, una exterior y también una capa aislante ubicada en medio de ambas hojas.

Su acabado final ofrece la oportunidad de conseguir un buen aislamiento a nivel térmico y también acústico.

Razones por las cuales es conveniente rehabilitar una fachada

La rehabilitación de fachadas se trata de una necesidad periódica en cualquier edificio, debido a que una fachada deteriorada termina afectando de forma directa la calidad de vida de los propietarios; además, al mismo tiempo, supone una acción preventiva.

Teniendo esto en cuenta, alguno de los motivos por los cuales es conveniente considerar la necesidad de reparar esta parte de los inmuebles, son los siguientes:

1. Riesgo para vecinos y viandantes

Una fachada deteriorada puede suponer un peligro considerable para las personas que circulan por la vía pública, debido a que las mismas se encuentran expuestas al posible desprendimiento de sus materiales.

Si llegara a ocurrir algún accidente, la comunidad de vecinos será la que tenga que hacerse responsable, encargándose de pagar no solo una sanción, sino también las indemnizaciones.

2. Mejora la calidad y estética de la fachada

Evidentemente, las fachadas que están deterioradas afectan de manera directa a la calidad de vida que tienen los vecinos.

Y aparte de suponer un tema estético, también influye de manera considerable y  negativa sobre el nivel de confort que se puede tener en el interior del inmueble.

3. Aumento del valor del inmueble

Suele ser habitual que a lo largo del proceso de rehabilitación se consiga un aislamiento térmico efectivo, el cual ayuda tanto a optimizar el confort del inmueble como a proteger sus elementos estructurales.

De igual manera, se incluyen mejoras a nivel energético y también ornamentales, lo cual además de ayudar a optimizar su apariencia general, también ayuda a reducir los gastos asociados al mantenimiento.